La salsa caleña

Dicen que Cali se mueve a su propio ritmo, a ritmo de su salsa. Nos atrajo mucho la idea de conocer esa vibrante cultura y ver si su gente era tan chévere como Viviana nos había comentado sobre su ciudad natal.

Reconocimos nada más llegar el porqué la llaman la Capital Mundial de la Salsa. Los dueños de nuestro albergue nos llevaron a la Plaza de los estudiantes para vivir en nuestras propias carnes la cultura salsera de la ciudad. Cientos de personas abarrotaron la Plaza con instrumentos y al ritmo de la música caribeña dejaban fluir su cuerpo. Rumbeaban en parejas, grupos o solos, pero todos los caleños demostraban llevar este tipo de baile en la sangre desde bien pequeñitos.

Nosotros, os podréis imaginar, cerveza en mano, y concentrados para intentar aprender algún paso básico. Desastre.

No pudimos sacar fotos pero aquí os dejamos un video de un festival de Salsa celebrado en Cali en el 2014, para que podáis apreciar este tipo de baile :

A la mañana siguiente perdimos a nuestra gran compañera de viaje. Raquel se volvía a España después de 3 intensas semanas en Colombia. Ya se le echa de menos a la pequeña Raki.

Aprovechamos el día para descansar, patear un poco la ciudad, ver el Boulevar del río e ir a la Loma de la Cruz, espacio donde la cultura de Cali se reune en forma de circo, artesanía y baile.

 

DSC_0581

DSC_0598

 

DSC_0569

Paseando por Cali pueden verse multitud de Chivas Rumberas, que son autobuses muy parecidos a los Chicken Bus,  pintados con colores llamativos pero esta vez de madera. Este bus realiza un paseo por la ciudad mientras sus pasajeros rumbean gracias a una banda dentro de la chiva que toca en vivo ritmos caribeños, especialmente el vallenato.

DSC_0567

Para cenar, fuimos invitados a una barbacoa vegetariana.

wpid-wp-1442127396813.jpeg

Marcela y José saben bien como cuidar a sus huéspedes. Tienen una filosofía distinta a todos los demás hosteles, desde el principio te tratan como un amigo que viene de visita. Te llevan de fiesta y te enseñan la ciudad. Y no, no es ningún Tour pagado, es pura hospitalidad. Su hostel, el Kingbird, es ideal para el descanso. Tranquilo, acogedor, fresco y limpio. Nos sentimos como en casa. Tienen una filosofía distinta a todos los demás hosteles, desde el principio te tratan como un amigo que viene de visita. Te llevan de fiesta y te enseñan la ciudad. Y no, no es ningún Tour pagado, es pura hospitalidad. Su hostel, el Kingbird, es ideal para el descanso. Tranquilo, acogedor, fresco y limpio. Nos sentimos como en casa.

DSC_0620

DSC_0621

DSC_0619

Además se encuentra en uno de los barrios más bonitos y seguros de Cali. San Antonio está compuesto por pequeñas casas blancas con un estilo muy mediterráneo. El barrio tiene mucha vida de noche y de día, es también conocido como el corazón de la salsa para los caleños. Al lado de su iglesia se juntas artistas y vendedores ambulantes para amenizar la vida de los locales.

DSC_0576 san-antonio

 

DSC_0578

 

Madrugamos para ver subir al Cerro de la Cruz. Más tarde de las 9 el calor es insoportable, así que a las 7 de la mañana ya estábamos escalando y disfrutando de las vistas.  Durante la hora de subida vimos muchos deportistas y colombianos que lo suben a diario. Nuestra sorpresa fue aún mayor cuando descubrimos que habían montado un gimansio en la cima!

DSC_0613

DSC_0610

 

Otra vez José ( el dueño del Hostel) se ofreció a pasar la tarde en el río Pinchinde con nosotros y llevarnos a ver el monumento a Cristo Rey (estatua de más de 26 metros de altura ubicada en un Cerro de los Cristales). También se unió Adeline una incansable viajera , lo pasamos bacanísmo los 4 disfrutando de la naturaleza y las vistas desde el Cerro.

wpid-img-20150911-wa0028.jpg

DSC_0653

DSC_0642

wpid-img-20150907-wa0009.jpg

Con la visita a Cali despedíamos con mucha pena Colombia, un país en el que hemos pasado 3 semanas fantásticas y del que hemos aprendido mucho.

” A la orden, disfruten de mi país, pásenlo bacano, este lugar es chévere. Frases acompañadas de una mirada limpia y una sonrisa auténtica. Con unas ganas inmensas de despojarse de esa mala imagen que injustamente se les ha atribuido, los colombianos de a pie tratan al extranjero como si fuera un huésped. Un invitado al que quieren agradar. Destacan las virtudes de su país y no hacen mención de lo que les avergüenza. Conscientes de su riqueza, te cuentan con orgullo lo mejor de su tierra. Pueblo reconocido mundialmente por su alegría y júbilo. A pesar de las muchas dificultades, los colombianos no paran de bailar, o mejor dicho, rumbear.”

Viva Colombia y viva su gente!

 

 

 

Anuncios

2 respuestas a “La salsa caleña

  1. Hola chicos, que bien os veo. !!!!!
    Vaya ritmo, como se mueven no creo yo que pudiera seguirles, me gusta la alegría que se se les ve en lacara, esta claro que disfrutan y mucho.
    Estáis haciendo muchos amigos.
    Ese Jose, tiene cara de buena gente y que risueño.
    Estáis estupendos, pero me parece que dormís poco?.
    Os cuidan mucho, tienen buena pinta las comidas.
    Seguid disfrutando.
    Ya falta menos para vernos.
    Muchos besos.
    P D. Las fotos preciosas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s