El pueblecito pesquero de Taganga

Con ganas de sol y playa decidimos ir a Taganga para disfrutar de unos días en el caribe colombiano y tenerlo como punto de referencia para ir a Ciudad Perdida y Parque Tayrona.

Taganga está a 5km de Santa Marta, y etimológicamente para los indígenas, Taganga significa “Entrante de mar” Ta (entrante) Ganga(mar).

Nada mas adentrarnos en el pueblo percibimos el poco desarrollo de la zona: calles sin pavimentar, casas muy humildes, y el trabajo diario de los locales para obtener agua potable.

DSC_0668

El choque que recibimos cuando llegamos al hostel nos dejó sin palabras durante un buen rato, dos  mundos completamente diferente quedaban separados por una puerta, a un lado la lucha por cubrir las necesidades básicas y al otro nuestro hostel, con piscina, hamacas, música chill out y sobre todo agua potable gratis. Aún siendo mochileros, este tipo de cosas te marcan, te sientes incluso incómodo, pero más tarde nos fuimos familiarizando con el barrio y empezamos a sentirnos en cierto modo parte de él por unos días.

DSC_0663

DSC_0739

 

Taganga ha sido históricamente pueblo de pescadores y la tradición ha ido pasando por las distintas generaciones. Es una pesca tradicional, donde sus pescadores utilizan chinchorros ( redes ) y cayucos (bote rudimentario) y sin un puerto donde embarcar, utilizan la playa para ofertar el pescado fresco a restaurantes y particulares. Todo muy auténtico.

wpid-wp-1440854872383.jpeg

DSC_0684

DSC_0683

Gracias a la llegada continua de extranjeros, el pueblo ha adquirido poco a poco un carácter cosmopolita, propio de los pueblos tranquilos y divertidos que existen por todo costa caribeña como Puerto Viejo (Costa Rica) y que son lugar de encuentro de mochileros de todos los rincones del planeta.

DSC_0747

DSC_0699

DSC_0726

Taganga es unos de esos lugares con un encanto especial. No sabes muy bien que tiene, pero sin aún haberte marchado, ya lo echas de menos. Quizá sea su tradición pesquera, donde los barquitos marchan a las 6 de la mañana y vuelven a la tarde, cuando el sol se esconde dejando preciosos atardeceres y las gaviotas sobrevuelan el mar. Quizá sea por comer tirado de precio sus sabrosos pescados fritos. Quizá sea por brindar con unas club Colombia mirando el mar. O lo mismo es por bailar en el mar al son de Bob Marley mientras llueve. O igual es por su gente o su olor a mar. O quizás sea por todo.

DSC_0714

wpid-wp-1440854923377.jpeg

DSC_0744

DSC_0724

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s